¿Por qué nos gusta tanto conectar?

¿Por qué nos gusta tanto conectar y compartir en la red? ¿Por qué tienen tanto éxito las redes sociales? Nicholas Christakis responde a estas preguntas mediante el ejemplo del grafito y del diamante:

Diapositiva11.JPG¿Cómo es posible que el grafito y el diamante sean tan distintos si ambos tienen como propiedad esencial el átomo de carbono? La clave no está en la propiedad sino en cómo conectan estos átomos. En mineralogía, el diamante (del griego antiguo αδάμας, adámas, que significa invencible o inalterable) es un alótropo del carbono donde los átomos de carbono están dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica centrada en la cara denominada «red de diamante. La clave no está en las propiedades sino en cómo conectan unos átomos con otros, en la estructura que siguen.

Diapositiva12

La enseñanza es clara, las redes sociales nos llaman la atención porque nuestra manera de conectar puede hacer que el todo sea mayor que la suma de sus partes. A través de las redes sociales, los seres humanos conectamos y formamos un súper organismo.

Nos encanta conectar. Internet nos convierte en productores y no solo eso sino que además nos permite formar parte de un gran grupo, un organismo digital superior a nosotros mismos.

Anuncios