Arrogancia, ocio y saturacion

El arrogante no ruega, al ocioso todo le aburre y al saciado todo le satura. Tres grandes males que se aprecian en cualquier ámbito de una sociedad consumista: arrogancia, ociosidad y saturación.

IMG_6044

La persona arrogante, no pregunta, se apropia directamente de lo que desea. Pedir favores ya no está de moda, impera exigir. Reconocer que necesito ayuda está obsoleto porque según los patrones actuales da sensación de debilidad: ¡qué pena! Niños que no levantan medio metro del suelo, pero ya saben imponer: “¡quiero esto, ahora!”. Atrás quedó el “por favor” y las “gracias”. La arrogancia no disminuye con el paso de los años.
Cuidado con los arrogantes. Parten de una posición exagerada por ellos mismos y nos reclaman algo que en realidad no les pertenece.

El ocioso, segundo gran problema. Muchos de los que se casaron en la primera mitad del siglo XX no tuvieron luna de miel. Se casaban un día como hoy y mañana a “currar”, “a sacar a la familia adelante”. Cualquiera se despistaba, llevaban trabajando desde que eran niños, conocían las labores duras del campo… ¿Ocio? Esa palabra no existía. Se trabajaba de lunes a domingo. El ocio, en su justa medida, nos enriquece, nos da descanso, pero cuando se hace del mismo el centro de nuestra existencia, nos empobrece porque no hemos nacido solo para ir al cine, ver series, jugar a la play, o viajar… Cada uno tenemos algo grande e importante que aportar en medio de una rutina diaria llamada trabajo. Una vida ociosa es superficial, está vacía de lo que de verdad importa, nos aleja de nuestro propósito principal.

La saturación. Tercer “problemón”. De estar saciados a estar saturados hay solo unos pasos. Tengo hambre, luego como. Bien. Tengo hambre, como y sigo comiendo aunque no tenga hambre: mal. Cuando la comida no sacia, una de dos, o no comemos lo suficiente o estamos hartos de otras cosas que no son alimentos. Los excesos saturan, y la saturación nos apaga. Quítate el café de la mañana y verás cuánto lo echas de menos. No haces otra cosa que pensar, me tengo que tomar un café. Tómate tres seguidos cada día y acabarás aborreciéndolos. El tema da para largo, pero no quiero saturar.

Arrogancia, ociosidad y saturación: tres problemas que todos enfrentamos.