¿Conoces a los influencers de tus hijos?

¿Conoces a los “influencers” de tus hijos en la Red?
19 abril @Fran_SanchezG

Tuve la oportunidad de escuchar a la abogada penalista Ruth Sala (@Ruth_legal) en la LOGO FAMILIASjornada “Por una Red más segura” que organizó @_Angelucho_ en el distrito de Tetuán, Madrid. Si quieres ponerte al día sobre cómo puede un menor hacer un uso responsable de internet, descárgate gratis el libro de Ángel Pablo Avilés.

A partir de la charla, pude imaginar lo mal que lo pasan los padres que, de repente, se enteran de que su hijo ha cometido un ciberdelito. Aquella “cerillita” que parecía una tontería se ha convertido en el mejor de los casos en un gran fuego; en el peor, en un incendio difícil de sofocar. No, normalmente, los padres no estamos preparados. La pregunta que hizo Ruth fue directa: ¿conoces a los “influencers” de tus hijos?

¿Sabemos quiénes son las personas que tienen una gran presencia en las redes sociales y, además, influyen sobre nuestros hijos?

Influencers no es sinónimo de algo malo. Cada día, todos recibimos la influencia de las personas con las que nos relacionamos. En el caso de los menores, es bueno y necesario saber quiénes sonimage esas personas que pueden tomar como modelo y qué es lo que transmiten. Algunos de los youtubers que más gracia les hacen son elrubiusOMG, Wismichu, AuronPlay, DalasReview, Willyrex o Vegetta, entre otros.

Ruth Sala habló de la importancia que los menores dan a los “likes”. Para ellos, cuantos más likes les dan sus amigos, más felices se sienten. Pero el problema no es que los amigos den likes sino que se identifique “popularidad” con “número de seguidores” y cantidad de likes que se obtienen.

Está claro que las redes sociales ejercen un gran poder en la actualidad. Como decía imageSpiderman: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. ¿Cuál es nuestra responsabilidad como padres? Una de ellas es acompañar a nuestros hijos en su proceso constante de aprendizaje. Eso implica también, acompañarles en el uso responsable de las redes sociales. Para ello, Ruth nos aconsejó recordar a nuestros hijos que:

1) En internet NO está permitido todo. Destapemos la mentira de que somos anónimos o nadie puede coger al ciberdelincuente.

2) En internet, lo que ves, puede no ser real. Apliquemos el sentido común siempre.

3) Enseñemos un buen uso del móvil a través de una intervención prudente en las redes sociales.

Anuncios

¿Son buenas o malas las nuevas tecnologías?

Las nuevas tecnologías no son buenas ni malas. Las nuevas tecnologías son un instrumento en manos del ser humano. Estas pueden ser utilizadas bien o mal para hacer algo bueno o hacer algo malo.

  • Un buen uso: leí en la prensa como una niña de dos años salvó a su madre a través de Siri, la operadora digital de Apple. La madre sufría de desmayos repentinos y enseñó a la niña pequeña como debía actuar en caso de que ella cayera desplomada al suelo. La niña aprendió con solo dos años, pulso el botón del móvil y le dijo a Siri que llamara a urgencias. Hay testimonios de cómo la geolocalización de los móviles ha salvado a más de un montañero.
  • Un mal uso: por desgracia, también tenemos casos en los que un mal uso de las redes sociales, por ejemplo, ha provocado el suicidio inesperado de personas jóvenes. 

¿Dónde está el límite?

¿Dónde está el límite entre la esfera pública y la privada? Hace 20 años uno salía de casa y desconectaba de la esfera privada. Al no tener móvil, la única manera de contactar era a través del teléfono del trabajo o desde una cabina pública telefónica.

Diapositiva14Hoy en día, sin embargo, llevamos con nosotros un móvil, pero no es cualquier móvil. Es una aparato tecnológico con las mismas funciones que un ordenador. Estamos geolocalizados, podemos recibir y enviar correo electrónico, comprar y vender, chatear por whatsapp, y hasta colgar el maravilloso desayuno que hemos tenido en compañía de un gran amigo. Uno no llega al trabajo y dice, estoy feliz porque he desayunado con Manolo, un gran amigo. Sin embargo, colgamos en Facebook el selfie de ambos sonriendo con el café delante. Por algún motivo, queremos que ese organismo digital  vivo, que es internet, lo sepa y a través de él todos nuestros conocidos.

Nos cuesta decirle a un compañero de trabajo a la cara, “te aprecio un montón, creo que vales mucho, tu manera de ser me hace sentir muy a gusto en este lugar…”, pero a través del whatsapp sí nos atrevemos a mandarle un emoticono sonriente lanzándole un beso con forma de corazón.

Al revés ocurre lo mismo, la vida laboral, gracias a las nuevas tecnologías se introduce en la esfera privada. Los límites no están claros, se pierden con facilidad. Al final, cada usuario es el que decide dónde ponerlos. 

¿Por qué nos gusta tanto conectar?

¿Por qué nos gusta tanto conectar y compartir en la red? ¿Por qué tienen tanto éxito las redes sociales? Nicholas Christakis responde a estas preguntas mediante el ejemplo del grafito y del diamante:

Diapositiva11.JPG¿Cómo es posible que el grafito y el diamante sean tan distintos si ambos tienen como propiedad esencial el átomo de carbono? La clave no está en la propiedad sino en cómo conectan estos átomos. En mineralogía, el diamante (del griego antiguo αδάμας, adámas, que significa invencible o inalterable) es un alótropo del carbono donde los átomos de carbono están dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica centrada en la cara denominada «red de diamante. La clave no está en las propiedades sino en cómo conectan unos átomos con otros, en la estructura que siguen.

Diapositiva12

La enseñanza es clara, las redes sociales nos llaman la atención porque nuestra manera de conectar puede hacer que el todo sea mayor que la suma de sus partes. A través de las redes sociales, los seres humanos conectamos y formamos un súper organismo.

Nos encanta conectar. Internet nos convierte en productores y no solo eso sino que además nos permite formar parte de un gran grupo, un organismo digital superior a nosotros mismos.