Sánchez Ferlosio, Rafael, El Jarama

La novela comienza narrando la llegada de unos jóvenes a un bar junto al río Jarama. Es domingo y hace buen tiempo por lo que el río se llenará de domingueros. El agua del río elimina la rutina de la ciudad.

Destacan los personajes que son más echados “pa lante”: Mely, Sebastián, Miguel, Alicia y Lucita quien protagonizará el trágico suceso de su muerte en el río. El río engaña, por eso, todos los años se cobra la vida de algún madrileño. En el grupo nadie destaca tanto como el personaje principal.

El transcurso del tiempo es primordial en la obra. Se hace referencia a la hora, por ejemplo, en dieciséis ocasiones. Se presenta la hora para saber qué hacer.

La novela está escrita en tercera persona aunque el autor interviene, en ocasiones, para interpretar la realidad.

La novela dura un día por lo que la acción no avanza con la regularidad del reloj. En ocasiones, podemos hablar de retroceso temporal en el paso de una escena a otra y en el paso de un grupo a otro.

También encontramos similitud de acciones. Por ejemplo, se nos describe cómo contemplan la luna distintos personajes (Paulina y Sebas, Tito y Lucía o, también, Carmen y Fernando).

El autor consigue dar realismo y credibilidad a la obra porque sabe muy bien de lo que habla. Estamos ante una gran obra que recoge el ambiente juvenil, las conversaciones cotidianas propias del ocio y el tiempo libre de su época.

Anuncios